Noticia BCR Valores

Análisis de Mercado - Julio 2020

 

 

Mercado Internacional
 

Durante el mes de junio Estados Unidos continuó relajando medidas sanitarias y permitiendo la apertura de distintas actividades económicas, lo que llevó a un incremento en el empleo pero también en el número de casos de Covid-19. 
 

Con la llegada del verano se observó un fuerte incremento en la cantidad de nuevos casos del coronavirus a alrededor de 50,000 diarios a finales de junio, con mayor concentración en los estados de Florida, Texas, California y Arizona. Este fuente repunte podría provocar la imposición de nuevas medidas sanitarias que reversen el patrón de recuperación económica que empezaba a hacerse visible. 
 

Los datos del mercado laboral estadounidense evidenciaron esta recuperación con la creación durante el mes de junio de 4.8 millones de empleos, lo que llevó la tasa de desempleo al 11.1% desde 13.3% en mayo. El reporte del Departamento de Trabajo también indicó la creación de 356,000 plazas laborales en el sector de manufactura, lo que se alinea con la expansión que registró para el mes el indicador ISM manufacturero a 52.6 desde 43.1 en mayo. 
La Reserva Federal (Fed) decidió a inicios de junio mantener su tasa de interés de referencia en el rango de 0% a 0.25% y comunicó que seguirá comprando instrumentos emitidos por el Tesoro y títulos respaldados por hipotecas en las cantidades que sean necesarias para apoyar el funcionamiento adecuado del mercado financiero. 

 

Jerome Powell, presidente de la Fed, compareció ante el Congreso a finales de mes y enfatizó en la necesidad de controlar la tasa de contagio del coronavirus para lograr un rebote de la economía de su mayor contracción histórica. 
 

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, también compareció ante los congresistas y reiteró el objetivo del poder ejecutivo de impulsar una nueva ronda de estímulo fiscal para presentar al Congreso a finales del mes de julio. 
 

En Europa también se avanzó en el proceso de reapertura económica sin ver un resultado adverso en la dinámica de contagios por el coronavirus. En esa línea, la Unión Europea aprobó la apertura de fronteras a partir del mes de julio, de manera que en una primera etapa se permitirá el ingreso de ciudadanos de 15 países no europeos. 
 

Los indicadores PMI de la zona del euro mostraron un pequeño avance en manufactura a 47.4 en junio desde 46.9 en mayo y en servicios a 48.3 desde 47.3 un mes atrás. A pesar del avance, los índices indican una contracción en ambas industrias, situación que incide en el lento ritmo de crecimiento de los precios, evidente en una inflación interanual del 0.3% en junio. 
 

Los mercados accionarios globales volvieron a experimentar algunos brotes de volatilidad en junio pero terminaron el mes con ganancias superiores al 1.5%. Al analizar el comportamiento de los principales índices accionarios estadounidenses a lo largo del segundo trimestre se identifica el mejor desempeño desde 1988 en el Dow Jones (+17.8%) y el sólido avance de +30.6% en el índice accionario Nasdaq, enfocado en empresas vinculadas al sector tecnológico. 
 

En línea con la reapertura económica, se observó un importante incremento mensual (+10.7%) en el precio del barril de petróleo WTI a $39.3. La cotización del petróleo de Brent tuvo la misma dinámica y completó un crecimiento mensual del +16.5% al llegar a $41.2. 
 

La volatilidad también se observó en las cotizaciones de las notas y bonos del Tesoro. El rendimiento de la nota de 10 años aumentó a 0.95% durante la primera quincena de junio antes de regresar a 0.65%, nivel cercano al de inicio de mes. Un patrón similar siguió el bono de 30 años, que pasó de 1.40% a 1.75% el 5 de junio, desde donde empezó a corregir hasta cerrar el mes en 1.41%. 
 

Con base en este contexto internacional, consideramos que existen oportunidades de inversión de acuerdo con la siguiente estrategia general para clientes con asesoría de perfil: 
 

  • Conservador: para este tipo de inversionista recomendamos las inversiones en bonos corporativos con grado de inversión y letras del Tesoro de Estados Unidos con vencimiento máximo a 10 años. Sugerimos duraciones máximas de 5 años en los portafolios con objetivo de crecimiento, 3.5 años en los de objetivo de ingreso y 1 año en los enfocados en liquidez.
  • Moderado: recomendamos incluir bonos soberanos y corporativos internacionales en dólares con calificación crediticia igual o superior a la de Costa Rica, notas del Tesoro de Estados Unidos a plazo máximo de 10 años y diversificar la cartera con exposición a renta variable por medio de ETFs enfocados en los sectores de salud, consumo básico y tecnología. Adicionalmente, sugerimos diversificación por medio de ETFs que agrupan bonos con grado de inversión. Sugerimos duraciones máximas de 5 años en los portafolios con objetivo de crecimiento, 4 años en los de objetivo de ingreso y 1.5 años en los de liquidez.
  • Agresivo: recomendamos la inclusión de renta fija soberana y corporativa en dólares con calificación crediticia igual o superior a Costa Rica, notas del Tesoro de Estados Unidos y exposición en ETFs enfocados en el agregado del sector accionario de Estados Unidos, y en los segmentos de salud, consumo básico y tecnología. Adicionalmente, sugerimos diversificación por medio de ETFs que agrupan bonos con grado de inversión. Sugerimos duraciones máximas de 10 años en los portafolios con objetivo de crecimiento, 5 años en los de objetivo de ingreso y 2 años en los de liquidez. 

 

Mercado Local 
 

En el mes de junio se consolidó la tendencia alcista del tipo de cambio iniciada en mayo. El tipo de cambio promedio ponderado de Monex aumentó ¢6.65 en el mes a ¢583.45, equivalente a una depreciación mensual del 1.2%.  
 

Aunque las ventanillas de los intermediarios cambiarios siguieron mostrando un superávit de dólares en junio, este flujo neto de divisas fue menor que el observado durante los meses de mayo y abril. También se evidenció un menor volumen de negociación en Monex, que en promedio transó $10.9 millones diarios en junio, contra $13.9 millones en mayo. 
 

El nivel general de precios continuó disminuyendo en junio (-0.02%), lo que llevó a una variación acumulada en el semestre de -0.24% y un debilitamiento de la inflación interanual a 0.31%, el menor nivel desde octubre de 2016. Las presiones a la baja en los precios son más evidentes en los grupos de comidas fuera del hogar y servicios de alojamiento (-0.56%) y entretenimiento y cultura (-0.27%), lo que coincide con el freno en el dinamismo de estas actividades a partir del mes de marzo. 
 

La extensión del efecto económico de la crisis sanitaria se hizo más notoria con las últimas cifras del índice mensual de actividad económica (IMAE), que evidencian una contracción interanual del 5.7% en abril. La principal afectación se dio en las actividades de alojamiento y servicios de comida (-55.4%) y en las actividades de transporte y almacenamiento (-44.2%). Las actividades de comercio – que representan alrededor de 10% del PIB -  se redujeron 15.1% como consecuencia de las restricciones de funcionamiento de tiendas y la mayor propensión al ahorro generada por la crisis. 
 

El BCCR acentuó su política monetaria expansiva mediante un recorte adicional de 50 puntos base en la tasa de política monetaria a 0.75%. 
 

El banco central justificó esta reducción en la existencia de tendencias desinflacionarias  que hacen que un relajamiento adicional de la TPM no comprometa el cumplimiento de su objetivo de mantener la inflación baja y estable. 
 

A criterio del BCCR, actualmente se observa holgura en la capacidad de producción y un alto desempleo, lo que en conjunto con una baja inflación importada y expectativas inflacionarias contenidas, mantendrían la inflación por debajo del límite inferior del rango meta del 3% ± 1 punto porcentual en los próximos 18 meses. 
 

Si bien el recorte pretende disminuir de forma adicional el costo del crédito para incentivar el crecimiento económico mediante el consumo y la inversión, el saldo del crédito del sistema financiero al sector privado ha tenido poco dinamismo y su crecimiento en junio fue de solo 0.2% interanual. 

En el mes de junio también se conoció el anuncio de un nuevo recorte en la calificación crediticia de la deuda costarricense. La agencia calificadora de riesgo S&P Global Ratings siguió los pasos de Fitch Ratings y Moody’s y rebajó la calificación desde B+ a B. 
 

Esta disminución es la primera de S&P desde que en diciembre de 2018 bajara la calificación de BB- a B+, y se fundamenta en el empeoramiento persistente de las finanzas públicas que será agravado por la contracción económica de 2020. 
 

Adicionalmente, ubicó la perspectiva como negativa, lo que indica la posibilidad de otra baja en la calificación en los próximos 12 meses, y a criterio de la agencia sucedería si el Gobierno no demuestra un compromiso más concertado, coherente y oportuno con las acciones fiscales correctivas para frenar el aumento de las presiones de liquidez derivadas de las necesidades de financiamiento. 
 

S&P afirma que la disminución de la calificación está alineada con las señales mixtas del gobierno para implementar vigorosamente elementos de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. A su criterio, la ley aprobada en mayo de 2020 que exime a los gobiernos locales de cumplir con la regla fiscal es una señal negativa que, a pesar de no tener un impacto presupuestario directo, pesó sobre la calificación. Adicionalmente, la calificadora opina que la renuncia de dos ministros de finanzas al cabo de seis meses, en medio de las tensiones sobre la implementación de la reforma fiscal, refleja el desacuerdo político sobre su alcance y exhaustividad. 
 

De acuerdo con S&P, estos eventos políticos refuerzan sus cuestionamientos sobre el compromiso del Gobierno con la consolidación fiscal posterior a la pandemia. 
 

La agencia calificadora apuntó como aspecto negativo – al igual que lo hiciera Fitch Ratings – el atasco que ha encontrado en el Congreso la consecución de una autorización multianual para emitir deuda externa. Para la calificadora, estos obstáculos políticos debilitan la previsibilidad de la gestión de la deuda y reducen la flexibilidad financiera del Gobierno. 

Con base en este entorno económico y en el Programa Macroeconómico del BCCR para el bienio 2020-2021, estas son las proyecciones de BCR Valores para el año 2020: 
 

Crecimiento económico: -3.00% a -4.00%. o Dependiente del tiempo que duren las medidas de aislamiento adoptadas en el país y del tiempo que dure el levantamiento de restricciones a los viajes internacionales. o Dependiente también de la magnitud del impacto en los principales socios comerciales.

Inflación al cierre del 2020: por debajo del 2%.  o A partir del segundo semestre se elimina el Impacto interanual generado por la inclusión del IVA a servicios. o Baja presión en el grupo de bienes por contracción económica. o Fuerte disminución de precios del petróleo minimiza presiones al alza. 
 
Tipo de cambio: en el rango de ¢565 – ¢600, equivalente a movimientos de entre -1.4% y 4.7%. o Freno a entrada de turistas extranjeros durante primer semestre implica menor oferta de dólares. o Impacto podría ser compensado por menor demanda ante menor precio de petróleo y disminución de las importaciones. o Volatilidad en mercados financieros globales y magnitud del impacto económico local podría generar tensión en el mercado cambiario y favorecer avance hacia ¢600. 
 
Tasas de interés en colones: volatilidad entre -50 y +100 puntos base a lo largo del segundo semestre del año. o Incremento en la incertidumbre por la crisis sanitaria ha disminuido el apetito de riesgo en inversiones financieras con duraciones superiores a 5 años. o Sin embargo, la holgura en la liquidez le seguiría facilitando al Gobierno Central el acceso a fondeo, principalmente en emisiones de corto plazo. o Contracción económica y aplazamiento en recolección tributaria afectarán flujo de caja de Gobierno Central. o Volatilidad en mercados financieros globales incrementó tasas de interés de deuda soberana en dólares, lo que a su vez impone presión por diferencial de tasas. o El mayor nivel de tasas en dólares llevaría al Gobierno Central a depender de fondeo en colones. o Se generaría presión sobre las tasas de captación si su gestión de deuda no le permite anticipar las mayores necesidades de recursos para el último bimestre del año. 
 
Tasas de interés en dólares: disminución de entre 50 y 100 puntos base en la curva soberana en dólares en el segundo semestre del año. 

Se proyecta el ingreso de más de $2,000 millones en préstamos de apoyo presupuestario en el segundo semestre de 2020. o Si bien estos recursos se destinarán principalmente a la atención de la crisis sanitaria, cubren los requerimientos por vencimientos para el resto del año. o No se prevé emisión de deuda en dólares durante el segundo semestre. o En consecuencia, la disminución en la oferta de títulos en dólares en circulación en el mercado secundario, aunado al incremento de más de 100 puntos base en la rentabilidad media acumulada en la primera parte del año, favorecería una caída de los rendimientos. 
 
Con base en las expectativas de BCR Valores para el primer semestre de 2020, consideramos que existen oportunidades de inversión en el mercado local y por lo tanto se define una estrategia general para clientes con asesoría de perfil: 

 

  • Conservador: recomendamos bonos cero cupón, tasa variable y tasa fija emitidos por el Ministerio de Hacienda y el BCCR con vencimientos menores a dos años, certificados de depósitos a plazo de bancos públicos, reportos tripartitos vendedor a plazo con subyacente en la misma moneda y fondos de inversión financieros de corto plazo. Se recomienda una concentración máxima por cartera de 50% en títulos emitidos por el Ministerio de Hacienda.
  • Moderado: recomendamos bonos tasa fija y variable en colones emitidos por el Ministerio de Hacienda y el BCCR, certificados de depósito a plazo de bancos públicos y bonos de fideicomisos de titularización. Asimismo, recomendamos incluir fondos de inversión financieros de corto plazo y reportos tripartitos vendedor a plazo en la misma moneda del subyacente. Se recomienda una concentración máxima de 50% en títulos emitidos por el Ministerio de Hacienda dentro de la cartera y limitar la duración modificada promedio de esta a 5 años. Adicionalmente, sugerimos exposición a moneda extranjera en un 30% de la cartera y no incluir instrumentos adicionales con duraciones superiores a 5 años.
  • Agresivo: recomendamos bonos tasa fija y variable en colones emitidos por el Ministerio de Hacienda y el BCCR, certificados de depósitos de bancos públicos y privados, fideicomisos de titularización y reportos tripartitos vendedor a plazo en la misma moneda del subyacente. Se recomienda una concentración máxima de 50% en títulos emitidos por el Ministerio de Hacienda dentro de la cartera y limitar la duración modificada promedio de esta a 5 años. Adicionalmente, se sugiere una exposición de 50% en moneda extranjera. 
     

Este análisis es el fundamento para diseñar la estrategia general de inversiones del puesto de bolsa y de sus clientes, con base en los emisores e instrumentos aprobados en las políticas de inversión de BCR Valores, para los diferentes perfiles de inversión. El corredor de bolsa deberá ajustar la estrategia general de inversión individualmente, para tomar en cuenta las necesidades y objetivos particulares de cada inversionista. Si el cliente difiere de la estrategia general de inversiones diseñada para cada perfil, podría asumir riesgos mayores a los recomendados por las políticas de inversión de BCR Valores. 
 

 

 

La información contenida en este informe no constituye asesoría, más bien corresponde a información de tipo general sobre el comportamiento de las variables económicas y del mercado de valores. La asesoría de inversión ajustada a su perfil debe ser canalizada con su corredor de bolsa, por lo tanto, los informes aquí adjuntos son una publicación exclusiva de BCR Valores para uso comercial, y se basan en diferentes fuentes que consideramos fiables, pero no garantizamos su exactitud, veracidad u objetividad. Las opiniones y cifras obtenidas en estos reportes pueden cambiar sin previo aviso, y no implican aseveración de nuestros criterios. Los precios, rendimientos y tipos de cambio son indicativos y no constituyen una oferta, compromiso o solicitud por nuestra parte, y deben corroborarse en el momento de la transacción. Nuestra institución brinda un servicio de asesoramiento y apoyo técnico a sus clientes en sus inversiones; las decisiones, el riesgo de la inversión y el riesgo cambiario corresponden en su totalidad al inversionista. Los lectores deberán evaluar por cuenta y riesgo propio la conveniencia del uso de esta información. Este reporte no puede ser reproducido o puesto en circulación sin nuestro consentimiento escrito. No nos hacemos responsables de modificaciones efectuadas por terceros. La empresa no se responsabiliza por usos alternativos que se den a la misma. La intención de este reporte no es hacer una oferta o solicitud, ni servir como base para un contrato. Los usuarios deberán evaluar por cuenta y riesgo propio la conveniencia del uso de la información. 

La información contenida en este sitio web no constituye asesoría, más bien corresponde a información de tipo general sobre el comportamiento de las variables económicas y del mercado de valores. La asesoría de inversión ajustada a su perfil debe ser canalizada con su corredor de bolsa, por lo tanto, la información aquí contenida es una publicación exclusiva de BCR Valores para uso comercial, y se basa en diferentes fuentes que consideramos fiables, pero no garantizamos su exactitud, veracidad u objetividad.

Las opiniones y cifras obtenidas en estos reportes pueden cambiar sin previo aviso, y no implican aseveración de nuestros criterios. Los precios, rendimientos y tipos de cambio son indicativos y no constituyen una oferta, compromiso o solicitud por nuestra parte, y deben corroborarse en el momento de la transacción. Nuestra institución brinda un servicio de asesoramiento y apoyo técnico a sus clientes en sus inversiones; las decisiones, el riesgo de la inversión y el riesgo cambiario corresponden en su totalidad al inversionista. Los lectores deberán evaluar por cuenta y riesgo propio la conveniencia del uso de esta información. Estos reportes no pueden ser reproducidos o puestos en circulación sin nuestro consentimiento escrito. No nos hacemos responsables de modificaciones efectuadas por terceros. La empresa no se responsabiliza por usos alternativos que se den a la misma. La intención de esta información no es hacer una oferta o solicitud, ni servir como base para un contrato. Los usuarios deberán evaluar por cuenta y riesgo propio la conveniencia del uso de la información.

Dirección: San José, de Plaza Mayor 400 m.sur, Oficentro Torre Cordillera, piso 12.
Teléfonos: (506) 2549-2600 | Fax 2296-3723.
Código de área: 506.
E-mail: bcrvalores@bancobcr.com | Web:www.bcrvalores.com.©2017 BCR Valores Puesto de Bolsa S.A.